Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El inventario es el activo más caro, pero no tenerlo pone a una empresa en riesgo de frenar la producción o negar ventas.

Soy Conta. 08/03/2013 Héctor Valencia Morales Socio SPSC

Todos los activos de una empresa son inversiones que provienen de costosas fuentes de recursos, así que las empresas no pueden darse el lujo de mantener sus inversiones como activos improductivos. Existe un activo que exige un verdadero reto administrativo: el inventario.

 

No hay activo más costoso que el inventario, pues, por un lado, el ocioso hecho de mantener dinero convertido en productos dentro de una bodega durante un tiempo considerable implica un alto valor financiero; por otro, el tener inventario genera gastos relativos a su administración, control, conservación, manejo, seguridad, etc., ya sin mencionar los costos asociados con el proceso de compra y recepción del mismo.


Y entonces uno naturalmente podría preguntarse: “¿y para que tenerlo si es tan costoso?”. No contar con un inventario suele ser aún más caro, porque las empresas corren el riesgo de tener que frenar su producción cuando el inventario se compone de la materia prima, o de negar ventas por un exceso de demanda cuando el inventario está compuesto por el producto terminado.

Ver articulo en la fuente